fbpx

ANHEH, GERAS Y SENECTUTE: de la edad y la experiencia

En la antigüedad se veneraba a la ancianidad como la etapa cuando las personas servían al pueblo como consejeros. Por eso, los escritos de Platón y Cicerón celebran la utorictas de los ancianos. A la filosofía aristotélica le preocupa la cercanía de la muerte y por eso interpreta la vejez como una enfermedad. Esta idea prevalece en la mentalidad moderna, de donde abreva la tradición poética actual que describe con melancolía a la senectud. Tal visión evita que los ancianos tengan una actuación más activa hoy en la sociedad.